Chau cumple: ¿Por qué no hay que soplar una vela para apagarla?
12/04/2022 Viral

Chau cumple: ¿Por qué no hay que soplar una vela para apagarla?

Estos objetos tienen una poderosa capacidad para atraer energías positivas. A continuación, te explicamos el motivo y cómo aprovechar sus bondades al máximo.

6

Además de valorarlas por su belleza como objeto decorativo o las riquísimas fragancias que emanan al encenderlas, las velas poseen un significado muy especial en todo tipo de ritual, y son utilizadas desde hace miles de años para meditar, conseguir un estado de ánimo específico, atraer el bienestar y la prosperidad, entre muchos otros fines.

Las velas no son utilizadas únicamente para rituales energéticos, sino que también están presentes y cobran protagonismo en innumerable cantidad de ceremonias religiosas y eventos por lo que representan.

Según los expertos en esoterismo, más allá de la cera, el elemento más importante de una vela es el fuego, el elemento de la naturaleza que crea y simboliza de una poderosa manera un puente entre lo simbólico y lo real. El fuego es luz y calor, y se lo asocia a la vida y a la fuerza.

Por estas razones, al apagar una de ellas, sea por el motivo que sea –un cumpleaños, un final de fiesta, o al concluir una sesión de meditación, por dar algunos ejemplos- las energías positivas que había acumulado el ambiente o, el propio espíritu de quien estaba disfrutando de sus bondades, pierden su poder y todo vuelve a cero.

La capacidad de ahuyentar las malas vibraciones y calmar las almas pierde su fuerza al soplar la llama de la vela. La cera representa el anclaje en la tierra, mientras que la llama, representa la conexión con el cielo. Entonces, como se remarcó recién, soplar una vela para apagarla equivaldría a cortar el proceso que se había iniciado. La conexión con la deidad contactada se cortaría muy abruptamente y las energías se interrumpirían bruscamente.

Entonces, ¿cómo se debe apagar una vela? Si se tiene en cuenta que hoy en día, la mayoría de las velas son de parafina porque son más baratas, lo aconsejable es dejar que se consuman completamente en un lugar seguro. No obstante, si optás por una vela tradicional, de cera de calidad, por ejemplo, que es más cara, podés apagar la llama con los dedos húmedos, una cuchara o incluso con un apagador.

Al contrario, para encender una vela, nunca uses un encendedor. Es más: es mejor utilizar fósforos, porque están hechos de madera, y esto los asocia a la tierra, uno de los cuatro elementos. De igual manera que con las velas, nunca soples un fósforo encendido, lo mejor es dejar que se apague solo.