Marcelo Tinelli deja de conducir la Liga Profesional
08/01/2022 Interés General

Marcelo Tinelli deja de conducir la Liga Profesional

El conductor mandó una carta a los 28 clubes de primera explicando los motivos; seguirá siendo presidente mientras dure la transición .

6

Marcelo Tinelli no seguirá al frente de la Liga Profesional más allá del 31 de marzo. En esa fecha habrá elecciones, de acuerdo a lo informado por el propio conductor televisivo en una carta enviada este viernes a los 28 clubes de la máxima categoría.

se día también se renovarán autoridades de la mesa directiva, que hoy integran Cristian Malaspina (vicepresidente primero), Hernán Arboleya (vicepresidente segundo), Mario Leito (vicepresidente tercero), Sergio Rapisarda (secretario general), Gabriel Pellegrino (pro-secretario general) y Eduardo Spinosa (director general). En otras palabras: Tinelli renuncia a su cargo y se va por la puerta de atrás.

Desde sus vacaciones en Punta del Este, Tinelli entendió que había perdido el apoyo de la mayoría de los clubes de la Liga Profesional y optó por irse dos años antes.

uienes resulten electos el 31 de marzo próximo tendrán que cumplir el mandato del animador, que regía hasta marzo de 2024 (había sido elegido en una Asamblea realizada en marzo de 2020 en el predio de Ezeiza). “Entiendo que debemos encarar un proceso profundo para la elección de aquellos directivos que, a partir del 2022, deberán asumir el reto de llevar adelante la búsqueda de las soluciones que todos necesitamos”, escribe Tinelli en el mensaje enviado a los clubes por correo electrónico.
De todas maneras, Tinelli no se irá ahora. Su salida no será inmediata: será el presidente de la transición. Esta jugada, que según el (todavía) presidente de la LPF fue “conversada con la mayoría de los clubes” evita que los dos máximos críticos de su gestión, Cristian Malaspina (Argentinos Juniors) y Hernán Arboleya (Lanús), queden al frente de la Liga Profesional durante el lapso previo a las elecciones. Hay quienes piensan que ambos habían encabezado el pedido de remoción al presidente de la LPF para quedarse ellos en el poder y construir los cimientos de su estadía al frente de la entidad. “O peor: aliarse con el presidente de la AFA para que todo el fútbol argentino vuelva a Viamonte y la liga quede reducida a un departamento”, grafica un directivo que pide anonimato. Como muestra, al día siguiente de la difusión de la carta en la que se pedía la remoción de Tinelli con la firma de la mayoría de los clubes de primera, los principales dirigentes del ascenso se unieron al reclamo a través de sus redes sociales. Incluso usaron una frase en común: “Dirigente se nace”, en obvia alusión al propio Tinelli, al que siempre acusaron de ser directivo por interés y no por vocación.

El dato sustancial es que los cinco grandes del fútbol argentino apoyan la decisión de Tinelli de llamar a elecciones anticipadas y de permanecer en el cargo hasta el 31 de marzo como el presidente de la transición. De esta manera, si hubiera una especie de referéndum en la LPF, la mayoría estaría a favor de someter a elecciones todos los cargos de la mesa directiva, incluyendo los de Malaspina, Arboleya y Pellegrino.

Oponerse no tendría sentido. Ni peso político.
La carta de Tinelli, además, suspende la reunión de comité prevista para el próximo martes en la sede de la Liga Profesional, en Puerto Madero, ya que el tema principal (su futuro al frente de la entidad) queda resuelto con el comunicado enviado este jueves a los clubes. Por otro lado, la decisión tomada va en línea con el mensaje de Alberto Fernández, presidente de la Nación. La máxima autoridad del país siempre se mostró en contra de cualquier golpe o de atentado contra la democracia de las instituciones. Su idea era que se respetara el estatuto de la Liga Profesional. El segundo inciso del artículo 33 del reglamento general de la LPF prevé situaciones como la actual y valida la potestad del presidente en ejercicio para llamar a elecciones en un plazo de 90 días.

La intrahistoria
Hacia finales de 2021, un grupo de clubes ya mostraba su descontento con lo que llamaban “falta de gestión” por parte de Tinelli. No criticaban a la mesa directiva, pero sí a la máxima autoridad de la Liga Profesional, al que acusaban de estar ausente o de “tener demasiados problemas” entre su club (San Lorenzo), su productora (La Flía) y su programa de TV (”Bailando por un sueño”). La falta de resolución de una agenda de 16 temas considerados prioritarios por los clubes de primera contribuyó a la crispación.

En diciembre, Barracas Central ascendió a la Liga Profesional, por lo que algunos vieron en Claudio “Chiqui” Tapia al nuevo todopoderoso del fútbol argentino. Después de todo, ya había ganado la Copa América con el seleccionado y ahora conseguía subir a su club a la máxima categoría. Todo, en apenas cuatro años de mandato. A ninguno de los que no querían más a Tinelli se les escapaba que el caudillo de Barracas (aunque nacido en San Juan) se la tenía jurada al animador de Bolívar. Tapia siempre entendió que detrás de las denuncias de Nueva Chicago y San Marín de Tucumán ante la Inspección General de Justicia (IGJ) estaba Tinelli. “Ahora, no va a parar hasta no verlo en el piso”, cuenta alguien que conoce hace años al presidente de la AFA.

Al descontento de los clubes y los colmillos listos de Tapia se les sumó el destino: el sorteo de la Copa Argentina en el predio de Ezeiza. Allí se dieron las últimas conversaciones antes del primer intento: la carta con el pedido de remoción firmada por la mayoría de los clubes. “Necesitábamos que se supiera nuestro descontento. La gestión actual no da para más: hay que barajar y dar de nuevo, con otra persona al frente de la Liga”, recalca un dirigente que firmó la carta. Conclusión: la carta, sumada a los tuits posteriores tanto de Malaspina como de Arboleya contribuyeron a poner sobre el tapete mediático el descontento de los clubes (la mayoría) con la “gestión Tinelli”. En ese momento, y por más que tuviera el apoyo del presidente Fernández y hasta de Sergio Massa, presidente de la Cámara de Diputados y recién ascendido con Tigre, Tinelli supo que iban por él.

Lo que viene, lo que viene…
En su carta de convocatoria a elecciones, Tinelli apuesta a una lista única para el 31 de marzo. “Debemos tomarnos este tiempo para encontrar los consensos y la unidad que el momento exige”, aconseja el conductor de TV, quien había sido elegido mediante un “acuerdo político” al frente de la Liga Profesional, que además incluyó la reelección anticipada de Tapia al frente de la AFA. Así, desde ahora y hasta el 1 de marzo (fecha límite para presentar las listas ante la comisión electoral de la AFA) se sucederán los llamados y las reuniones para encontrar nombres de consenso de cara a los próximos dos años de la Liga Profesional.

El primero que aparece sobre la mesa es el de Sergio Rapisarda (presidente de Vélez), de buena relación con Viamonte (donde está la sede de la AFA), pero que además es considerado un “hombre de gestión” por sus pares. “Necesitamos a alguien que viva en Capital o a lo sumo en el AMBA, y que pueda reunirse una vez cada quince días con la AFA para resolver los temas que nos competen”, explica alguien que intervendrá en la elección. Eso excluye a un presidente de la Liga que viva en el interior. O que no pueda dedicarse full-time al cargo: no van a repetir la experiencia Tinelli. Rapisarda, si bien identificado con la administración saliente (es secretario general), no tiene enemigos. Y nadie lo acusa de no ir a las reuniones.

La incógnita pasa por saber qué harán los tres integrantes de la mesa directiva que procuraban remover a Tinelli en la reunión de comité ejecutivo prevista (y ahora suspendida) para el martes: Malaspina, Arboleya y Pellegrino. Según destacan desde el entorno de Tinelli, su decisión es apoyada por la mayoría de los clubes, más allá de los cinco grandes que firmaron. “Si hubiera votación, esto es 21-7. Ya está”, dicen cerca del conductor. Así: el 31 de marzo se sabrá quién manejará la Liga Profesional. Elecciones o unidad. Ésa es la cuestión.

Fuente: La Nación

Publicidad